Lo primero que una empresa debe tener claro al momento de solicitar financiación, es en qué se va a invertir el dinero. Tener un objetivo claro te permite planear de forma adecuada el uso que se le dará a los recursos y cómo se piensa recuperar lainversión. Esto te permitirá no sólo crecer, sino también poder cumplir con las cuotas y obligaciones adquiridas.

Te presentamos 9 diferentes ideas de inversión para que tu empresa no pare de crecer

1. Compra de inventario

Es indispensable proveer a la empresa tanto de productos terminados, cómo de insumos que permitan la producción de nuevos productos. Tener suficiente inventario no sólo te permite satisfacer una eventual demanda de tu producto, sino también poder buscar nuevos canales de comercialización. El inventario de un almacén es uno de los activos más grandes existentes en una empresa, y aparece reflejado tanto en el balance general como en el estado de resultados.

2. Compra de equipos / maquinaria

La eficiencia es fundamental en los procesos de crecimiento empresarial. Las herramientas que tengas a tu disposición determinan tu eficiencia. Muchas veces es necesario automatizar algunos procesos por medio de la tecnología. O probablemente necesitas una máquina que haga el trabajo más rápido y mejor. Tal vez necesitas aparatos especiales que facilitan alguna labor o simplemente vehículos o utensilios que te permitan desarrollar plenamente tu actividad empresarial. Cualquiera que sea tu necesidad, con la debida planeación, la compra de equipos o maquinaria definitivamente impacta de forma positiva el crecimiento de tu empresa.

3. Mejorar instalaciones

Muchas veces el espacio que tienes disponible no llena tus expectativas o no se adapta a tus necesidades. En ese caso, puede ser necesario remodelar, hacer ampliaciones, re-decorar, o hacer las adaptaciones necesarias para optimizar tu operación. Contar con las instalaciones adecuadas afecta de manera positiva la actitud y disposición de tus empleados y por ende la productividad. También, puede ser determinante en la forma en la que prestas tus servicios o comercializas tus productos.

4. Abrir nuevos locales

¿Tienes una buena ubicación? ¿Logras buenas ventas al día? ¿Que pasaría si en vez de un sólo local tuvieras dos, o tres…o más? Abrir nuevos locales es como sembrar nuevas plantas que pronto darán sus frutos. Tener más puntos de venta, distribución o atención permite la optimización de recursos, una mayor cobertura y unos gastos operativos más bajos.  Ten en cuenta que esta decisión debe ser analizada y tomada ¡con calculadora en mano!

 5. Contratar empleados

A medida que tu empresa vaya creciendo, necesitará mano de obra calificada o especializada de acuerdo a tus necesidades. Contratar empleados con determinada experiencia, contactos o habilidades, puede hacer la diferencia y llevar tu actividad al siguiente nivel. Es necesario que puedas cuantificar el aporte que un empleado le va a traer a tu empresa para poder determinar los costos asociados a su contratación.

6. Publicidad y mercadeo

Una de las actividades indispensables del mundo comercial, es poder encontrar mercado para tu producto o servicio. El que no muestra no vende, dicen por ahí. Es por eso que debes mostrar, anunciar y publicitar tu empresa. Por medio de la publicidad podrás darte a conocer dentro de tu público objetivo. Si deseas generar exposición, construir marca, diseñar empaques, comprar espacios de pauta en medios, etc… vas a necesitar un presupuesto establecido con anterioridad. No olvides medir el impacto de tus acciones de mercadeo con el fin de conocer su efectividad.

7. Presencia online

No es un secreto que uno de los canales de mayor accesibilidad y menor costo es el canal digital. Es probable que necesites desarrollar aplicaciones, crear un sitio web y mejorar tu posicionamiento en motores de búsqueda. También, podrías gestionar tu presencia en redes sociales o amplificar tu mensaje por medio de la pauta digital. Todo lo anterior complementa tus actividades de publicidad y mercadeo atrayendo nuevos clientes.

 8. Flujo de caja

En algunas ocasiones, lo que realmente necesitas es acceso rápido a capital de trabajo. A veces la necesidad es pagar facturas pendientes, realizar un viaje, capacitar personal, realizar reparaciones o una combinación de diferentes gastos o inversiones más pequeñas. Para esos casos es importante tener recursos disponibles que te permitan tomar decisiones rápidas.

9. Oportunidades de negocio

Algunas oportunidades no dan espera. Puede ser un descuento, un evento, una temporada, maquinaria, equipos, vehículos usados, nunca se sabe. Lo importante es tener los recursos necesarios para poder aprovecharla y sacar el mejor partido de la situación. Algunas inversiones simples pueden dar muy buenos beneficios en el corto plazo.

Antes de tomar una decisión, asegúrate siempre de haber hecho el análisis correcto para detectar las necesidades de inversión de tu empresa. Recuerda que cada inversión debería tener un retorno que permita cubrir los costos asociados además de proveer un beneficio tangible para tu empresa.