El historial crediticio es un perfil financiero que permite a las entidades bancarias conocer el comportamiento comercial de una persona o una empresa. Este perfil establece qué manejo se le ha dado a las finanzas a lo largo del tiempo y recopila información tanto personal como financiera determinante para el acceso a financiación.

A medida que se va construyendo un historial crediticio, las entidades financieras realizan el cálculo de un puntaje de crédito (score) con diferentes variables de análisis siendo el hábito de pago de obligaciones una de las más importantes.

Gran parte de la información recopilada en el historial crediticio comprende:

  • Nombre, direcciones de trabajo y de casa, números de contactos.
  • Registros de solicitudes crédito.
  • Detalle de cuándo se obtuvieron los créditos.
  • El monto de cada crédito.
  • Las entidades financieras que otorgaron el crédito.
  • El comportamiento mensual en el pago de las obligaciones.
  • Cheques devueltos por falta de fondos.
  • Cuentas bancarias cerradas o suspendidas.
  • Calificación crediticia (score).

Debes tener en cuenta que no sólo se reportan los malos hábitos de pago si no también los buenos, de esta forma se busca evaluar la solvencia y capacidad de pago del solicitante de un préstamo.

En el contexto empresarial, será tenido en cuenta tanto el comportamiento financiero de los socios, como el de la misma empresa. Los buenos y malos hábitos financieros de las personas, tienden a verse reflejados en el manejo que le dan a las empresas. Es por esto que tener un buen puntaje amplía las posibilidades de acceso a préstamos y créditos.

Consejos para mejorar su historial crediticio

  • Paga tus obligaciones dentro del plazo señalado.
  • Haz un calendario de obligaciones a lo largo del año, así tendrás claras las fechas de vencimiento de cada una.
  • Programa el pago automático de tus obligaciones cuando sea posible.
  • Asegúrate que las cuentas de las que se debitan pagos programados, siempre tengan fondos.
  • Revisa oportunamente que los pagos se hayan realizado correctamente.
  • Cuando recurras a financiación, no solicites montos que superen tu capacidad de endeudamiento.