¿Quieres hacer crecer tu negocio? Sin duda alguna este es siempre uno de los grandes objetivos de las empresas, pero ¿qué pasa si no tienes los recursos para hacerlo?

La solución generalmente es recurrir a un banco y solicitar un préstamo, pero esto implica reunir una extensa documentación, estudios de tu historial financiero y tiempos de desembolso que muchas veces no se acomodan a tus necesidades.

¿Sabías que existe una nueva y mejor alternativa?

En Pimes puedes solicitar un préstamo para llevar a tu empresa al siguiente nivel de forma rápida e innovadora. Al solicitar un crédito Pimes encontrarás varias aspectos que difieren del modelo tradicional de financiación de un banco. Trabajamos con un modelo totalmente digital en donde la solicitud, los requisitos y la aceptación de términos se hace 100% en línea.

Pimes además de ser una plataforma amigable, transparente y confiable, ofrece ventajas que harán que te concentres en lo realmente importante: tu negocio.

¿Cuándo es el momento indicado para recurrir a un préstamo?

Lo primero es definir un propósito u oportunidad. Adicionalmente es ideal que tu empresa esté formalizada, tenga ventas, rentabilidad y los impuestos al día. A partir de este momento es factible pensar en financiación, con la debida planeación que te permita saber cómo se podrá cubrir la deuda.

Ventajas de un préstamo en línea

1. Accedes a un servicio financiero basado en la tecnología.

El avance tecnológico no se detiene, los negocios y las oportunidades tampoco. Con sólo hacer clic puedes solicitar un préstamo en línea de forma rápida, fácil y confiable sin tener que visitar jamás una oficina o sucursal evitando desplazamientos innecesarios y tiempos de espera agotadores.

La solicitud de un crédito Pimes se hace de forma sencilla y amigable cargando la documentación necesaria directamente en nuestra plataforma web en donde adicionalmente, en caso de ser aprobado, podrás gestionar los pagos e información de tu crédito.

2. Hay menos requisitos.

Cuando solicitas un crédito en un banco, la lista de requisitos y documentos puede llegar a ser interminable. Nosotros creemos firmemente que todo puede ser más sencillo y por eso simplificamos el proceso.

Sólo necesitas estar formalizado, tener un tiempo mínimo de operación como empresa, cumplir un rango de ventas, tener utilidades anuales y una cuenta bancaria. No se solicitan garantías adicionales como locales, maquinaria, equipos, propiedades, vehículos y demás.

3. Tu crédito será aprobado en menor tiempo.

El tiempo es un gran activo y sabemos que debes aprovecharlo en optimizar las oportunidades de negocio que se te puedan presentar.

Muchas oportunidades dependen de tener acceso a capital de trabajo en el momento preciso. Con Pimes, en sólo 10 minutos puedes aplicar y obtener una pre-calificación de tu solicitud.

Posteriormente revisamos tus documentos (esto puede tardar un día), si cumples con los requisitos mínimos serás pre-calificado y si eres aprobado podrías tener el dinero hasta en 72 horas.

4. Hay flexibilidad y facilidades a la hora de pagar

Nos acomodamos a ti y no al revés. Podrás elegir tu fecha de pago para que se acomode al flujo de caja mensual de tu empresa.  No tienes que abrir nuevas cuentas bancarias. Puedes pagar de forma anticipada, programar tu pago con débito automático e incluso pagar la totalidad del crédito antes de tiempo sin ningún tipo de penalidad.

5. Mejora tu historial crediticio

Con Pimes crearás historial crediticio desde el primer momento sin tener la necesidad de crear una relación de largo plazo con una entidad bancaria. Adicionalmente si quieres solicitar otro crédito Pimes, podrás ser aprobado nuevamente en nuestra plataforma sin necesidad de largos estudios ni trámites engorrosos.

6. Transparencia

No hay cláusulas ocultas ni letra pequeña. Conocerás de antemano todos los costos y condiciones de tu crédito.

7. Estableces una comunicación directa

Queremos acompañarte en el crecimiento de tu empresa y el primer paso siempre será la confianza. Entendemos que puedes tener preguntas y estamos dispuestos a responderlas cuanto antes. Puedes hablar con nosotros cuando quieras por el canal de servicio al cliente que mejor se acomode a tus necesidades. Estamos disponibles para atenderte en nuestro chat en línea, teléfono o e-mail.